EDUCACIÓN Y ENSEÑANZA EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN: LAS COMPETENCIA DEL DOCENTE EN LÍNEA EN LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

Los seres humanos nos encontramos en constantes cambios y transformaciones, como bien lo acuñó Bauman (2013),  con el término “sociedad líquida”, estamos en una tenaz transitoriedad en el ámbito económico, político, social, cultural y educativo. En esta sociedad líquida lo que hoy se aprende mañana ya no funciona, por lo tanto, los seres humanos nos convertimos en agentes de cambio. Por ende el ámbito educativo es generador y transformador junto con los mecanismos que lo rigen: profesores, alumnos, paradigmas, disciplinas académicas, modalidad de estudio y  tecnología. En las últimas décadas del siglo XX y ya iniciado el siglo XXI, la Educación a Distancia se ha fortalecido desde el nivel Bachillerato hasta el nivel de Posgrado tanto en el ámbito público como en el ámbito privado, de acuerdo a las últimas investigaciones creció el interés por el aprendizaje digital y qué decir del año 2020, el cual esta marcando una transformación forzosa debido a la pandemia denominada la COVID-19 , siendo que de la noche a la mañana la educación se ha visto en la necesidad de ser Virtual y a Distancia en todos los niveles educactivos, desde preescolar hasta Posgrado. En efecto, la educación a distancia es un sistema que ofrece estrategias didácticas, tecnológicas, acceso al conocimiento, proceso de aprendizaje y evaluación en tiempos irreales, es decir, no existen coincidencias espaciales y de tiempo entre los actores involucrados, sin embargo, no se ha concentrado la importancia de la formación del profesor en línea y en su desempeño en la misma para que sea óptimo, desde que no existe un acuerdo -como tal- entre los autores del tema y las instituciones educativas en la designación del docente por lo que cuenta con diversos adjetivos: tutor, asesor, facilitador, consejero, orientador, profesor. Sin embargo, en las últimas décadas se le reconoce con el término de tutor.

EDUCACIÓN Y ENSEÑANZA EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN: LAS COMPETENCIA DEL DOCENTE EN LÍNEA EN LA EDUCACIÓN A DISTANCIA

DOI: 10.37572/EdArt_1904213303

Palavras chave: Competencias Docentes en Línea, Educación a Distancia, Plataformas Educativas, TICs, TACS.

Keywords: Competencias Docentes en Línea, Educación a Distancia, Plataformas Educativas, TICs, TACS.

Abstract:Los seres humanos nos encontramos en constantes cambios y transformaciones, como bien lo acuñó Bauman (2013),  con el término “sociedad líquida”, estamos en una tenaz transitoriedad en el ámbito económico, político, social, cultural y educativo. En esta sociedad líquida lo que hoy se aprende mañana ya no funciona, por lo tanto, los seres humanos nos convertimos en agentes de cambio. Por ende el ámbito educativo es generador y transformador junto con los mecanismos que lo rigen: profesores, alumnos, paradigmas, disciplinas académicas, modalidad de estudio y  tecnología. En las últimas décadas del siglo XX y ya iniciado el siglo XXI, la Educación a Distancia se ha fortalecido desde el nivel Bachillerato hasta el nivel de Posgrado tanto en el ámbito público como en el ámbito privado, de acuerdo a las últimas investigaciones creció el interés por el aprendizaje digital y qué decir del año 2020, el cual esta marcando una transformación forzosa debido a la pandemia denominada la COVID-19 , siendo que de la noche a la mañana la educación se ha visto en la necesidad de ser Virtual y a Distancia en todos los niveles educactivos, desde preescolar hasta Posgrado. En efecto, la educación a distancia es un sistema que ofrece estrategias didácticas, tecnológicas, acceso al conocimiento, proceso de aprendizaje y evaluación en tiempos irreales, es decir, no existen coincidencias espaciales y de tiempo entre los actores involucrados, sin embargo, no se ha concentrado la importancia de la formación del profesor en línea y en su desempeño en la misma para que sea óptimo, desde que no existe un acuerdo -como tal- entre los autores del tema y las instituciones educativas en la designación del docente por lo que cuenta con diversos adjetivos: tutor, asesor, facilitador, consejero, orientador, profesor. Sin embargo, en las últimas décadas se le reconoce con el término de tutor.

Autores

  • FABIOLA FLORES CASTRO